Cómo disminuir el riesgo de fraude en tres pasos | KPMG | VE

Cómo disminuir el riesgo de fraude en tres pasos

Cómo disminuir el riesgo de fraude en tres pasos

Crear políticas, programas y controles que ayuden a mantener la estabilidad de las corporaciones se ha hecho evidente en un mundo cambiante

1000

Autor

Socio de Asesoría

KPMG in Venezuela

Contacto

Contenido relacionado

     
El aumento reciente de casos vinculados con fraude y conductas irregulares dentro de las empresas, ha hecho que los ejecutivos estén cada vez más conscientes de las amenazas que sufren las organizaciones. La importancia de crear políticas, programas y controles que ayuden a mantener la estabilidad de las corporaciones se ha hecho evidente en un mundo cambiante.

La tergiversación de la información financiera y la malversación de activos,
suelen ser los casos de fraude empresarial más comunes en las compañías. En este sentido, las empresas se enfrentan a un gran desafío, pues deben sensibilizar sus controles y desarrollar estrategias integrales que les permitan: comprender los riesgos a los cuales están expuestos y alinearlos a los diferentes marcos regulatorios; activar mecanismos de alerta; y crear programas detallados de ética y cumplimiento.

Elaborar una estrategia integral contra el riesgo de fraude y conductas irregulares requierede tiempo y esfuerzo. Existen tres pasos clave que toda empresa debe tomar encuenta:

1.    Prevención

Es importante diseñar controles. Para ello, es fundamental entender los esquemas de fraude, cómo operan, qué genera el efectivo que va a ser blanqueado y cómo se distorsionan, manipulan y se tratan de esconder las transacciones.

Profundizar la debida diligencia es uno de los factores claves de prevención. Es importante conocer más a los empleados, clientes y relacionados, lo cual tiene una relevancia particular para los entes reguladores. Igualmente, se deben implementar mecanismos de monitoreo y controles antifraude, además de mejorar el adiestramiento de los empleados. Los esquemas de fraude van evolucionando y tenemos que seguirles el paso. La única manera, es
mantener actualizado a nuestro talento humano.

Las Juntas Directivas de las empresas son responsables de evaluar la efectividad de los programas ejecutados. También deben definir canales formales para aclarar inquietudes o atender posibles quejas de los integrantes de la organización.  

2.    Detección

En esta etapa se deben levantar alertas de riesgo, que puedan identificar posibles situaciones de fraude o el desarrollo de conductas profesionales inapropiadas. Un buen recurso para descubrir irregularidades es el talento humano. Lo ideal es que el equipo de trabajo esté alineado con el uso eficiente y proactivo de la tecnología disponible.

Es importante definir canales de denuncia y reforzar una cultura interna en la que los trabajadores se sientan comprometidos con el cumplimiento de las leyes y reglas; así como con el resguardo de la seguridad de la organización. Las empresas deben garantizar el anonimato, la confidencialidad y la accesibilidad a los líderes de gestión antifraude. La transparencia en los procesos es fundamental, al igual que ofrecer respuestas rápidas a posibles irregularidades.


3.    Respuesta

Las gestiones de esta etapa están enfocadas a tomar acciones correctivas y
minimizar el impacto del fraude en la organización. Para ello, se debe realizar
una evaluación exhaustiva de hechos y causas, que le permita –a la empresa- establecer un curso de acción acorde. La finalidad es obtener los mejores resultados, reducir las consecuencias y prevenir nuevas conductas fraudulentas.

 

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar