Facturación Electrónica | KPMG | PANAMÁ
close
Share with your friends

Facturación Electrónica

Facturación Electrónica

Artículo de opinión.

Contacto

Contenido relacionado

La factura electrónica es un modelo de documento fiscal digital, legalmente válido, el cual brindará una alternativa al uso del equipo fiscal actual y que plantea potenciar el comercio electrónico, la productividad de los negocios y coadyuvar a la conservación del medio ambiente mediante la reducción del uso del papel.

Para el sector gubernamental se podría visualizar como un mecanismo tecnológico y automatizado para proveerlos de información y control en tiempo real sobre las empresas, principalmente sobre temas relacionados al pago de impuestos, su actividad comercial, el cumplimiento de regulaciones varias, aunado a las eficiencias y ahorros del propio proceso, interno de recepción de facturas.

En Panamá, el proyecto de Factura Electrónica, se desarrolla bajo un plan estratégico el cual involucra las etapas de Diseño, Construcción, Plan Piloto Voluntario, en la cual nos encontramos actualmente, y Masificación, el cual abarca un período de desarrollo de aproximadamente dos años.

Actualmente, el desarrollo del Plan Piloto busca garantizar la confiabilidad del sistema, poniéndolo a prueba en la práctica, contando para estos fines con la participación del sector privado a través de las empresas pilotos voluntarias, que deberán realizar los ajustes necesarios a sus sistemas de facturación en congruencia con los requerimientos técnicos desarrollados por la Dirección General de Ingresos (DGI).

Ante esto, la expectativa de la DGI es que las empresas del Plan Piloto inicien facturando electrónicamente sus operaciones de negocios entre empresas (B2B) con lo cual la autenticidad de las facturas podrá ser verificada a través del portal del sistema de facturación electrónica que proporcionará la DGI.

Una vez concluido el Plan Piloto, tomadas las lecciones aprendidas del mismo y realizados los ajustes que correspondan, se iniciará la etapa de Masificación Voluntaria, donde un mayor número de contribuyentes podrá sumarse al proceso de facturar electrónicamente.

Es evidente que cada vez más contribuyentes cambiarán al sistema de facturación electrónica, no sólo por los ahorros señalados sino también por la seguridad y las mejoras operativas que obtendrán las entidades y organizaciones.

Al hablar del efecto de este nuevo sistema, también se debe abordar sus limitantes. Es necesario destacar que este proceso de adopción de la factura electrónica está en etapa piloto, que se estima tenga una duración aproximada de seis (6) meses, en donde coexistirán las facturas electrónicas y las facturas con equipo fiscal, sin poder ser duplicadas. Durante esta transición, se podrá ver la resistencia al cambio, tanto por factores culturales como por el desconocimiento de las razones por las que se debe cambiar de esquema. Sin embargo, es indispensable romper estos paradigmas y aceptar el uso de nuevas tecnologías que nos ayuden a dar un mejor servicio al cliente y a ser un país competitivo.

Publicado en el Semanario Capital Financiero, edición 2 de julio de 2018.

© 2018 KPMG, una sociedad civil panameña y firma de la red de firmas miembro independiente de KPMG, afiliadas a KPMG International Cooperative (“KPMG International”), una entidad suiza. Derechos reservados.

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar