Industria farmacéutica en México se fortalece: KPMG | KPMG | MX

Industria farmacéutica en México se fortalece: KPMG

Industria farmacéutica en México se fortalece: KPMG

El crecimiento en la industria farmacéutica se producirá principalmente de forma inorgánica a través de nuevas inversiones, aprovechando la competitividad de México en los costos para la industria.

1000

Director del Sector Salud

KPMG en México

Contacto

Contenido relacionado

Ciudad de México, 22 de mayo de 2017.- El crecimiento en la industria farmacéutica se producirá principalmente de forma inorgánica a través de nuevas inversiones, aprovechando la competitividad de México en los costos para la industria, de acuerdo con el documento "La industria farmacéutica mexicana. Actualidades"  de KPMG en México, firma multidisciplinaria que provee servicios de Auditoría, Impuestos y Asesoría.

 

La industria farmacéutica se ha vuelto cada vez más significativa para los países debido a su importancia para la sociedad, la complejidad de los actores involucrados en toda la cadena de valor y los retos que enfrenta, tanto en materia de comercio exterior como de eficiencia operativa, está expuesta a una estricta regulación por lo delicado de sus actividades, desde las etapas de investigación, desarrollo, aprobación sanitaria, promoción, venta y seguimiento de productos, conocida como farmacovigilancia. Lo anterior, en adición de la operación de sinergias con el Sector Salud, asociados comerciales y otros sectores involucrados en su desempeño, como los prestadores de servicios médicos, distribuidores de insumos y farmacias.

 

Además de ser altamente especializada, la industria farmacéutica mexicana genera un impacto directo en 161 ramas de la actividad económica, de un total de 259 en las que se clasifica la matriz de insumo producto , que incluye ramas del sector primario, del secundario y de comercio y/o servicios.

 

“La industria farmacéutica genera una profunda tracción favorable en muchas actividades económicas y sociales. Su importancia abarca desde el ámbito académico en materia de proyectos de investigación y su impacto en el desarrollo de tecnología cuando se trata de medicamentos innovadores, hasta las actividades de manufactura, almacenamiento y distribución, promoción ética y comercialización”, señala Ignacio García-Téllez, Director del Sector Salud de KPMG en México.

 

Farmacéutica: sector competitivo

Las empresas farmacéuticas en México generan cerca de 74,000 empleos directos y poco más de 310,000 indirectos . Además de lo anterior y, sobre todo, por su contribución a la salud de la población, esta industria genera un efecto multiplicador favorable; por ejemplo, en promedio, entre 1993 y 2014 aportó poco más del 4% del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero en México. El tamaño de las empresas en esta industria es más grande que el promedio del mercado en compañías dedicadas a la manufactura; con cerca de 116 personas ocupadas por unidad económica contra alrededor de 10, respectivamente.

 

Hay espacios de oportunidad para posicionarse globalmente como industria para manufactura de medicamentos y de exportación de los mismos, que sea más atractiva; parte de los esfuerzos actuales de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) están orientados a establecer regulaciones que nos permitan ser más competitivos y cumplir con las regulaciones internacionales en esta materia para acceder a otros mercados además del nacional, ya que actualmente el país está en el lugar 25 del Export Market Rating (EMR), como se puede observar a continuación:
 

En México, la relación comercial más estrecha para esta industria es con Estados Unidos (EEUU), país del que se importa poco más de 20% de los productos y se exporta poco más del 26% de la producción nacional. De hecho, es muy importante el futuro de la relación con EEUU, pero también lo es la apertura de nuevos lazos comerciales con otras naciones.

 

Impulsores y retos en la industria

Entre los principales impulsores que marcarán la tendencia para la industria farmacéutica de aquí a tres años se encuentran:

  • Efectividad de los programas preventivos y de control de enfermedades crónicas y degenerativas tanto por el aumento de edad en la población como las derivadas de la obesidad.
  •  Reglas de comercio internacional que vayan definiéndose y su impacto en el costo de las sustancias activas para fabricar medicamentos y productos terminados a comercializar.
  • Capacidad presupuestaria del gobierno y de las personas para la compra de medicamentos, así como la eficiencia en la gestión de la atención médica.
  • Crecimiento en la industria, que se producirá de forma inorgánica (fusiones y adquisiciones), así como por la llegada de nuevas inversiones aprovechando la competitividad de México en los costos para la industria.

 

Aún hay retos que alcanzar para ampliar el acceso y cobertura de los medicamentos, así como fortalecer iniciativas para contener costos de atención médica. Algunos de los principales desafíos que identificamos para la industria farmacéutica y de dispositivos médicos se listan a continuación:

 

  • Sostener la calidad de la fabricación de medicamentos genéricos ante el vencimiento de patentes para los innovadores, de tal forma que se mantenga un balance sostenible entre ambos productos.
  • Ampliar la supervisión en materia de compras consolidadas de productos, tanto de las instituciones adquirientes como de los fabricantes y distribuidores.
  • Impulsar la medicina basada en evidencias para cuidar el aspecto técnico, científico y operativo en la aplicación de guías diagnóstico-terapéuticas, y apoyar en la madurez de nuestro sistema de salud, en materia de costo-efectividad de la atención y acceso a servicios de alto impacto social.

 

“Por su relevancia económica para el país como generador de empleos y derrama económica; su importancia como un sector prioritario en términos de bienestar físico, mental y social para la sociedad mexicana; y por su detallada regulación y controles, la operación de la industria farmacéutica conlleva grandes beneficios y a su vez riesgos de gran envergadura y procesos que requieren estricta vigilancia y atención por parte de los actores involucrados para fortalecer y consolidar a la industria farmacéutica y al sector salud como una industria y un sector económico prioritario”, indica Fausto Ávila, Socio de Auditoría, especialista en el Sector Salud de KPMG en México.

 

Para hacer frente a los desafíos, el país cuenta, entre otros recursos, con cerca de 2.5 médicos y 1.6 camas por cada 1,000 personas; el promedio para los países de la OCDE es de 3.3 y 4.8, respectivamente . También cuenta con productores de medicinas y dispositivos médicos, nacionales y empresas globales, que nos posicionan como un gran mercado, tanto para fabricación como para la exportación. En materia farmacéutica, por su valor de mercado, el país está entre los primeros 15 del mundo, y es el segundo de América Latina. En exportaciones de dispositivos, México se encuentra dentro de los primeros diez lugares.

 

Crecimiento demográfico: obstáculo y oportunidad

Por otro lado, el crecimiento de la población y el nivel de consumo de fármacos muestran un potencial de desarrollo por el tamaño del mercado y la situación demográfica del país, donde además del aumento demográfico, se podrá observar un incremento en la edad poblacional, principalmente en los rangos de 45 a 65 y mayores, con sus implicaciones directas en el cuidado de la salud.

 

Como consecuencia de la disminución de la mortalidad, traducida en una mayor esperanza de vida para las personas, se espera que el grupo de 65 y más años de edad, en los próximos dos decenios, comience a tener mayor peso relativo: en 2020 se prevé que represente el 7% del total y en 2030 el 10%.

 

Para 2050, según las proyecciones, la población mundial se acercará a los 9,700 millones ; en México será de alrededor de 150 millones. Para entonces, cerca de la quinta parte de los habitantes en el planeta superarán los 60 años. Lo anterior significa presiones y oportunidades para los sistemas de salud.

 

A nivel local, se cuenta con una tradición industrial en materia de manufactura de productos farmacéuticos de muchos años, al menos 70 en que se conformó la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) y con gran presencia en diversos países a donde se exportan los productos elaborados en el país bajo estrictas normas. Internamente, la colaboración entre gobierno e industria ha evolucionado favorablemente: ambos sectores convienen acuerdos de colaboración más visionarios en beneficio de ambas partes, y sobre todo de los pacientes.

 

“Hoy, la industria farmacéutica se encuentra en un contexto de gran impulso para su crecimiento y fortalecimiento, considerando la existencia de un mercado creciente nacional e internacional para el consumo”, concluye Miguel Ángel Temblador, Socio de Impuestos, especialista del Sector Salud de KPMG en México.

 

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar