En crecimiento la industria refresquera en México: análisis de KPMG

Crecimiento de la industria refresquera en México

La actividad económica de la industria refresquera equivale a alrededor del 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Esta ha enfrentado diversos retos en el mercado; uno de los más recientes fue en 2014, cuando las medidas recaudatorias aplicadas (IEPS, Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) ocasionaron un incremento en los precios de bebidas saborizadas. Sin embargo, los patrones de consumo se mantuvieron entre los mexicanos, y la industria mantuvo su crecimiento en 2015 y 2016.

Socio Líder del área Global Strategy Group

KPMG en México

Contacto

Contenido relacionado

industria-refresquera-en-crecimiento

Ciudad de México, 30 de enero de 2017. – En los últimos 16 años, la industria refresquera ha experimentado una tasa de crecimiento compuesta anual de 1.2%, lo que refleja un comportamiento favorable sostenido entre el año 2000 y 2016; de acuerdo con un análisis sobre el desempeño de la industria hasta el tercer semestre del 2016, realizado por KPMG en México, Firma multidisciplinaria que brinda servicios de Auditoría, Impuestos y Asesoría; con información de los asociados de la ANPRAC (Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas).

 

La actividad económica de la industria refresquera equivale a alrededor del 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Esta ha enfrentado diversos retos en el mercado; uno de los más recientes fue en 2014, cuando las medidas recaudatorias aplicadas (IEPS, Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) ocasionaron un incremento en los precios de bebidas saborizadas. Sin embargo, los patrones de consumo se mantuvieron entre los mexicanos, y la industria mantuvo su crecimiento en 2015 y 2016.

 

“La producción de refrescos en México fue favorable en 2015 y 2016, reflejado en el alza en el volumen de ventas. Esto se debe, en gran medida, a cómo se ha logrado adaptar la industria a los patrones del consumidor mexicano, aun con las medidas fiscales aplicadas”, comenta Oscar Silva, Socio Líder del Global Strategy Group de KPMG en México.

 

“La industria refresquera ha tenido un rol muy importante en la inversión de activos en México, pero también en iniciativas de responsabilidad social y en tecnologías para hacer un uso más eficiente del consumo de agua”, agrega Lorenzo Gómez Morín, Gerente del Global Strategy Group de KPMG en México.

 

El análisis realizado contempla diversos ejes fundamentales que son clave en el sector para determinar el desempeño futuro de la industria como el volumen de ventas, la generación de empleos, la inversión de activos, la participación en estrategias de responsabilidad social y ambiental, entre otros.

 

Volumen de ventas

 

La industria cerró el 2016 con un volumen de ventas de alrededor de 18,824 millones de litros de refresco, lo cual representa un incremento de 3.8% con respecto al año anterior. La tasa de crecimiento compuesta anual de 2014 a 2016 en dicho indicador fue de 4%, lo cual representa un mayor nivel al observado de 2000 a la fecha (1.2%).
 

Generación de empleos


El total de empleos directos que genera esta industria ascendió a 129,706 personas al cierre del tercer trimestre de 2016, lo que representa aproximadamente 3.6% del total de empleos en las industrias del sector de Manufactura. Esta cifra refleja su relevancia en la economía nacional. Aproximadamente uno de cada cuatrocientos empleos en México es generado por la industria refresquera.

 

Responsabilidad social y ambiental

 

Más de $110 millones de pesos en programas de responsabilidad social invirtió la industria refresquera en 2016; el 50% de esta cifra fue destinada a programas de salud, deportivos y educativos. De 2012 a 2016, la industria ha invertido más de 600 millones de pesos en iniciativas de cuidado a la salud, medio ambiente, atención social, educación, desastres naturales, entre otras. Tan solo en 2016, la industria también promovió casi 1,000 actividades (exactamente 989) deportivas a nivel nacional, beneficiando a 6 millones de personas; además, dedicó más de 1,300 horas de voluntariado para impulsar la actividad física en el país.

 

Con respecto al consumo de agua para el proceso de manufactura, la industria ha invertido en nuevas tecnologías y equipo de producción, permitiendo reducir un aproximado de 2% anual, de 2012 a 2016, el consumo de litros de agua por cada litro de producto.

 

“Las cifras compartidas muestran un comportamiento positivo de la industria, guiado principalmente por nuevos patrones de consumo en los mexicanos y al crecimiento demográfico. Vemos una industria fuerte y en crecimiento que, pese a los cambios macroeconómicos y las nuevas regulaciones, seguirá aportando su granito de arena en el crecimiento de la economía de México“, concluye Oscar Silva.
 

  • Descarga la infografía aquí.
  • Descarga las gráficas aquí.

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar

Nueva plataforma digital de KPMG

En KPMG hemos creado una plataforma digital de última generación que mejora tu experiencia de usuario desde cualquier dispositivo. Descubre las nuevas funcionalidades que ponemos a tu alcance.