Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas | KPMG | MX

Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas: 9 casos de éxito

Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas

KPMG en México en colaboración con la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) realizaron el segundo estudio "Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas" donde se analizaron nueve casos de éxito, de distintos sectores.

1000

Contacto

Contenido relacionado

México, D.F. a 18 de mayo de 2015.- Creación de empleo, profesionalización e institucionalización, así como mayor acceso a nuevos inversionistas y obtención de fuentes alternas de financiamiento son las ventajas de que una organización reciba una inversión de fondos de Capital Privado, además de darle una mejor reputación en el mercado, de acuerdo con un análisis realizado por KPMG en México, firma multidisciplinaria que brinda servicios de Auditoría, Impuestos y Asesoría, en colaboración con Amexcap (Asociación Mexicana de Capital Privado).

 

La 2.a edición del estudio Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas: 9 casos de éxito analiza el resultado de las inversiones de fondos de Capital Privado en nueve empresas que operan en siete sectores distintos, durante el periodo 2005-2013. La información fue provista por el fondo de Capital Privado de cada caso y validada por las organizaciones que recibieron las inversiones; se analiza el efecto cuantitativo y cualitativo real que generan los fondos en casos específicos de empresas que continúan operando exitosamente, convirtiéndose en referentes de su industria.

 

De acuerdo con Víctor Esquivel, Socio Líder Nacional de Asesoría de KPMG en México: “La estrategia de la mayoría de los fondos de inversión establecidos en México, se centra en buscar inversiones en empresas que aún están en etapa de crecimiento, pero que ya han pasado el primer lustro de vida, y que, de alguna manera, han demostrado capacidad para mantenerse en el mercado”.

 

Tres de los nueve casos de éxito representan inversiones en las que el ciclo de inversión ya se completó, lo que significa que el fondo invirtió, implementó su estrategia y, posteriormente, salió de la inversión mediante una colocación en bolsa o la venta a un comprador financiero o estratégico.

 

En los seis casos restantes, el fondo de Capital Privado aún mantiene su inversión en la empresa. De estos, dos casos tienen inversiones en las que más de un fondo sigue en la empresa (sin embargo, el caso se presenta únicamente para el fondo que opera en México).

 

La industria del Capital Privado en México es joven comparada con la de otras economías. Aunque continúa creciendo, aún existe una falta de conocimiento generalizado y baja penetración en comparación con países desarrollados como Reino Unido, Estados Unidos e Israel.

 

De 2000 a 2014, los fondos de Capital Privado con operaciones en México, de acuerdo con cifras de Amexcap, han levantado $27,500 millones de dólares, con datos a febrero de 2015. Además, en el país operan 125 administradores de fondos, de los cuales, 35% se especializa en Capital Privado; 3% en Capital Emprendedor; 43% en Bienes Raíces; 15% en Infraestructura, y 4% en fondos de fondos (que proveen recursos a los fondos de Capital Privado).

 

Los datos de los casos de éxito analizados en este estudio muestran que los fondos de Capital Privado permiten potenciar el crecimiento de las empresas invertidas, en las que 58.54% fue la tasa anual compuesta de crecimiento (CAGR, por sus siglas en inglés) a la que ascendió la suma de las ventas. 51.49% fue la tasa de crecimiento anual de la suma de las ventas de las empresas con inversión de Capital Emprendedor.

 

Las empresas invertidas también generaron mayor utilidad; ya que por cada peso de utilidad generado en forma agregada al inicio del periodo, se generaron 16.37 pesos de utilidad al final por las empresas con inversión de Capital Privado. 34.32% es la tasa de crecimiento anual de la suma de la utilidad de empresas con inversión de Capital Emprendedor.

 

Otro de los resultados cuantitativos a destacar es el múltiplo de crecimiento en empleos de la suma de los casos que es de 11.02, al comparar el número de trabajadores al inicio del periodo de inversión con el número al final. “Este impacto es sumamente relevante si se considera que una parte de estas inversiones se mantuvieron en un periodo en que la economía mexicana sufrió la pérdida de muchos trabajos. Estos casos en lugar de recortar puestos de trabajo, generaron más de 12,500 empleos durante el periodo de inversión”, agregó Oscar Silva, Socio del área Global Strategy Group de KPMG en México.

 

Por otra parte, en el análisis se identifica que el impacto de los fondos de Capital Privado se traduce también en beneficios cualitativos como:

 

  • Institucionalización
  • Mayor acceso a nuevos inversionistas
  • Adquisición de una mejor reputación en el mercado

 

Los Fondos también buscan beneficiar a las comunidades en las que operan sus inversiones. En la mayoría de los casos analizados, se establecieron programas de responsabilidad social y ambiental.

 

“Otra externalidad positiva que generan los fondos es promover una cultura de gobierno corporativo y de institucionalización fortaleciendo la formalidad, una mayor certidumbre de la organización y la mejora del cumplimiento regulatorio, incluyendo el fiscal. Su impacto en la actividad económica y empresarial es muy relevante, fomentando aspectos cruciales para la mejora de la competitividad e innovación empresarial”, señala Víctor Esquivel.

 

“De los nueve casos analizados, los fondos de Capital Privado apoyan no solamente con capital, sino también con trasferencia de conocimiento a organizaciones mexicanas para incrementar su competitividad. Esto se traduce en tasas de crecimiento más altas para poder ganar participación en mercados nacionales y globales”, comenta Silva.

 

“El objetivo de realizar este estudio, desde su primera edición, es promover los casos de éxito que existen de Capital Privado y demostrar los múltiples beneficios que genera. En la medida en que estos logros se difundan, los empresarios emprendedores de México reconocerán a los fondos de Capital Privado como una fuente de financiamiento y apoyo para institucionalizarse, crecer y tener éxito en sus propios negocios”, destacó René Fernández, Socio Director y Cofundador de Newgrowth Fund, miembro de la Amexcap donde fue Consejero y Presidente del Comité de Difusión (2012-2015).

### ANEXO 

NA: No aplica dado que el fondo aún mantiene la inversión. 

Sobre el estudio:

KPMG en México en colaboración con la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) realizaron el estudio Capital Privado como impulsor de las empresas mexicanas. En esta segunda edición, se analizaron un total de nueve casos de éxito, de distintos sectores:

  • Tres de los nueve casos de éxito representan inversiones en los que el ciclo de inversión ya se completó, lo que significa que el fondo invirtió implementó su estrategia y, posteriormente, salió de la inversión mediante una colocación en bolsa o la venta a un comprador financiero o estratégico En seis de los casos analizados, un fondo de Capital Privado aún mantiene su inversión
  • Dos casos representan inversiones en las que más de un fondo mantiene una inversión en la empresa, sin embargo, el caso se presenta únicamente para el fondo que opera en México. Los demás fondos que tienen inversión son extranjeros sin representación nacional      
  • Las empresas de estos nueve casos tenían tamaños muy diversos en lo que respecta a ventas, utilidad y empleos al momento de la inversión y a la salida. En términos de ventas, se incluyen start–ups, es decir, empresas recientemente fundadas sin ventas, como es el caso de Carrot, Screencast, el Banco de Tierra de IGS y Mexico Retail Properties (MRP)
  • El periodo total que duró la inversión de los fondos en las compañías también es variado, comprendiendo de 2005 a 2013, con un periodo máximo de inversión de siete años, uno mínimo de un año y un promedio de cuatro años. En esta edición, predominan los nuevos proyectos de reciente creación por lo que existen seis casos en los cuales el fondo aún mantiene su inversión en la empresa, pero en los en que el fondo inversor ya causó algún tipo de impacto.
  • El periodo de existencia de las compañías desde su fundación hasta el momento en que el fondo realizó la inversión varía de cero años, en el caso de la inversión de las start–ups, a 81 años, en el caso de SAE Towers (fundada en Italia) en la que invirtió Acon Investments. Si quitamos estos casos extremos, la antigüedad promedio de las empresas desde su creación hasta el momento en que recibieron capital por parte de un fondo es de 13.6 años.
  • El documento muestra un total de cuatro casos: Screencast, Carrot, MRP Fondos I, II y III e IGS (Banco de Tierra) de start–ups en las que invirtieron fondos especializados en Seed Capital, Venture Capital o bienes raíces. En total, se incluyen seis casos de organizaciones que tenían menos de siete años en operación (cuatro start–ups, y dos con siete o menos años operando)
  • La estrategia de la mayoría de los fondos establecidos en México es buscar inversiones en empresas que aún están en etapa de crecimiento, pero que ya han pasado el primer lustro de vida, y que, de alguna manera, han demostrado capacidad para mantenerse en el mercado. Sin embargo, en esta segunda edición del estudio predominan los casos de reciente creación, lo que también ejemplifica que los fondos de Capital Privado invierten en compañías que se encuentran en distintas etapas de su ciclo de vida
  • De los nueve casos analizados, dos son del sector de Servicios Financieros, dos de Bienes Raíces, uno de Telecomunicaciones, Medios y Tecnología, uno de Manufactura, uno de Transporte, uno de Restaurantes y uno de Infraestructura.

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar