Los test de estrés ponen de manifiesto la solidez del sistema financiero europeo

Test de estrés: solidez del sistema financiero europeo

Los resultados de los test de estrés realizados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) muestran un panorama mixto en el sector financiero europeo. Si bien los niveles de solvencia (CET1) han aumentado sustancialmente, desde un 9% en 2012 hasta un 13% en 2016, las ratios globales precio/valor contable en la eurozona se han reducido aproximadamente a la mitad entre abril de 2015 y julio de 2016, hasta 0,48, su menor nivel medio en los últimos cinco años.

Contenido relacionado

Test de estrés
  • Los bancos europeos parecen encontrarse en una situación más estable que en 2014. El capital ha aumentado en conjunto, tanto en términos de calidad como de cuantía, lo que consideramos una señal clara de que el sistema bancario es ahora más estable y resiliente que en 2014.
  • En el caso español, las entidades han demostrado un buen comportamiento bajo el escenario estresado, con impactos medios/bajos en su capital CET 1, manteniendo buenos niveles de solvencia tras tener en cuenta dichos impactos.
  • Las entidades de algunos países pierden capital durante el horizonte de la prueba de resistencia debido a las decisiones de transición hacia el Fully Loaded de los acuerdos de Basilea 3, mientras que en otros países la transición ya se ha llevado totalmente a cabo. 
  • Este efecto es significativo, entre otros países, en España. Si se utiliza la situación inicial a 31/12/2015 en términos Fully Loaded, es decir, eliminando el impacto generado por los periodos transitorios, las entidades españolas se encuentran entre las que menor impacto en capital tienen de Europa.
  • El mayor impacto del escenario adverso en comparación con el ejercicio de 2014 no puede explicarse por el endurecimiento de las hipótesis macroeconómicas ni por la mayor debilidad de los bancos analizados. 
  • En su lugar, parece que las metodologías más conservadoras (en riesgo de mercado y en los ingresos por intereses netos), junto con la introducción de nuevos riesgos, como el de conducta, han provocado significativas diferencias en el impacto del escenario adverso en comparación con 2014.

El sistema bancario europeo parece tener en la actualidad una mayor capacidad de absorción de pérdidas, al tiempo que ha crecido la preocupación con respecto a la rentabilidad de las entidades. Asimismo, se percibe un menor apetito de los inversores por los instrumentos de capital bancario.

Esta combinación de factores puede explicar el hecho de que los bancos que se han sometido a esta prueba de resistencia únicamente hayan incrementado su capital en 100M€ en el primer semestre de 2016, mientras que los 44 bancos bajo la supervisión directa del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) obtuvieron 49.900 millones desde la evaluación global llevada a cabo en el año 2014.
 

Nota explicativa: Esta tabla muestra valores medios para aquellos países con más de un banco en el ejercicio. La muestra incluye ABN AMRO Group, Allied Irish Banks, Banca Monte dei Paschi di Siena, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Banco de Sabadell, Banco Popolare - Società Cooperativa, Banco Popular Español, Banco Santander, Barclays, Bayerische Landesbank, Belfius Banque, BFA Tenedora de Acciones, BNP Paribas, Commerzbank, Coöperatieve Centrale Raiffeisen-Boerenleenbank, Criteria Caixa, Danske Bank, DekaBank Deutsche Girozentrale, Deutsche Bank, DNB Bank Group, Erste Group Bank, Groupe BPCE, Groupe Crédit Agricole, Groupe Crédit Mutuel, HSBC, ING Groep, Intesa Sanpaolo, Jyske Bank, KBC Group, La Banque Postale, Landesbank Baden-Württemberg, Landesbank Hessen-Thüringen Girozentrale, Lloyds Banking Group, Bank Nederlandse Gemeenten, Norddeutsche Landesbank Girozentrale, Nordea Bank, NRW.BANK, Nykredit Realkredit, Raiffeisen-Landesbanken-Holding, Skandinaviska Enskilda Banken, Société Générale, Svenska Handelsbanken, Swedbank, The Governor and Company of the Bank of Ireland, The Royal Bank of Scotland Group Public Limited Company, UniCredit, Unione Di Banche Italiane Società Per Azioni, Volkswagen Financial Services. Fuente: EBA, KPMG Peer Bank.

A primera vista pueden inferirse tres observaciones principales de estos resultados:

  • En primer lugar, los niveles de capital bancario, según la medición del CET1, han aumentado para cada país en comparación con el ejercicio 2014.
  • En segundo lugar, la diferencia en cuanto a impacto de capital entre el escenario base y el escenario adverso es significativamente mayor en 2016 que hace dos años.
  • En tercer lugar, hay diferencias sustanciales entre los resultados para cada país: en los bancos irlandeses, holandeses y alemanes el capital resulta más afectado que en el resto de los países de la UE.

 

Factores principales que han afectado al resultado

En nuestra opinión, pueden identificarse cuatro factores principales que podrían haber influido en los resultados de la prueba de resistencia de 2016 y que supone diferencias con respecto a la de 2014.

1. Los escenarios macroeconómicos han cambiado aunque el nivel de estrés es comparable

En la tabla 1 se muestra una comparativa de hipótesis seleccionadas. En conjunto, el nivel de estrés de los escenarios es comparable. Por ejemplo, la reducción del PIB para la UE en el test de estrés de este año ha sido de 7,1% mientras que en el del 2014 fue de 7,0%. Sin embargo hay otras clases de activos en las que el impacto es mayor, tales como acciones o inmuebles comerciales. Esto se compensa con una relajación de otros parámetros, como una menor reducción de la demanda acumulada en las economías avanzadas, del 6,5% en 2016, en comparación con el 11,7% en 2014. No obstante, las diferencias del escenario macroeconómico con 2014 no parecen ser el factor principal del mayor impacto en el capital de la prueba de resistencia de 2016.

2. Las hipótesis metodológicas son más conservadoras

En segundo lugar, la metodología de la prueba de resistencia se ha endurecido en una escala de tipos de riesgo:

  • La metodología de riesgo operativo que prescribe la EBA es más conservadora que en 2014.
  • Por primera vez se ha introducido el riesgo de conducta en la prueba de resistencia.
  • Se ha aplicado un límite inferior conservador (enfoque normalizado) para el riesgo de mercado.
  • Se han endurecido los tipos de interés en condiciones de estrés mediante incrementos mínimos conservadores en los costes de financiación. Además, las rebajas de calificación encarecen más los costes de financiación para algunos bancos.

Por lo tanto, la prueba de resistencia de 2016 incluye varios elementos más conservadores que la de 2014, lo que contribuye al patrón observado de mayores impactos en el capital.

3. Es probable que algunos modelos de negocio se vean más afectados que otros

En tercer lugar, es probable que algunos modelos de negocio se hayan visto más afectados que otros por algunos cambios macroeconómicos y metodológicos.

La tabla 3 compara el impacto del escenario adverso en capital con el impacto sobre los ingresos por intereses netos. Se muestra que los bancos con elevadas reducciones en los ingresos por intereses netos también tienen elevados impactos en CET 1, aunque existen excepciones.
 

Nota explicativa: Esta table muestra el impacto en CET 1 y los cambios en los Ingresos por Intereses Netos bajo el escenario estresado entre 31/12/2018 y 31/12/2015 (basados en niveles medios a nivel país). La tabla incluye un ranking en ambos casos.4. Las Disposiciones Transitorias de Basilea III difieren entre países

Por último, las disposiciones transitorias de Basilea III pueden proporcionar una explicación del patrón de los resultados de la prueba de resistencia observado en cada país. La CRR permite cierto margen de maniobra para que los legisladores nacionales adopten las normas CRR/CRD IV y realicen la transición hacia una definición de capital de Basilea III Fully Loaded.

Mientras que algunos reguladores nacionales, por ejemplo España y Alemania, admitieron periodos de transición máximos, otros países, como Reino Unido o Suecia, aplicaron periodos de transición mucho más breves, mientras que otros países optaron por soluciones intermedias.

Esto significa que algunos países pierden capital durante el horizonte de la prueba de resistencia debido a las decisiones de transición hacia el Fully Loaded, mientras que en otros países la transición ya se ha llevado totalmente a cabo. Este efecto es significativo sobre todo en los casos de España, Alemania e Irlanda. Si se utiliza la situación inicial 2015 en términos Fully Loaded, es decir se elimina el impacto generado por los periodos transitorios, las entidades españolas se encuentran entre las que menos impacto en capital tienen de Europa. Según un informe del BCE, los ajustes transitorios de Basilea III para los bancos de la UE aportaron al capital CET1 la suma de 126.200 millones de euros a 1 de enero de 2014 .

El siguiente gráfico muestra el impacto de las diferencias en las disposiciones transitorias por países.
 

Nota Explicativa: Este gráfico muestra la diferencia absoluta en puntos básicos entre el ratio CET 1 a 31/12/2015 (punto de partida) y 31/12/2018 (escenario adverso) en términos Fully Loaded (azul oscuro) y el impacto adicional de las decisiones de transición sobre el ratio CET 1 (azul claro). Fuente: ABE.

 

Conclusión

A modo de resumen de nuestro primer análisis de los resultados de la prueba de resistencia de la EBA de 2016, puede deducirse que el mayor impacto del escenario adverso en comparación con el ejercicio de 2014 no puede explicarse por el endurecimiento de las hipótesis macroeconómicas ni por la mayor debilidad de los bancos analizados.

En lugar de ello, parece que las metodologías más conservadoras (en riesgo de mercado y en los ingresos por intereses netos), junto con la introducción de nuevos riesgos como el de conducta han provocado significativas diferencias en el escenario adverso en comparación con 2014.

Además, las disposiciones transitorias de Basilea III han complicado el impacto de la prueba de resistencia en algunos países, dado que el final del periodo de transición se solapa con el horizonte temporal de la prueba de resistencia, 2016-2018.

No obstante, el capital ha aumentado en conjunto, tanto en términos de calidad como de cuantía, lo que consideramos una señal clara de que el sistema bancario es ahora más estable y resiliente que en 2014.

En el caso español, las entidades han demostrado un buen comportamiento bajo el escenario estresado, con impactos medios/bajos en su capital CET 1 y manteniendo buenos niveles de solvencia tras tener en cuenta dichos impactos.
 

Radiografía del sector Financiero

Análisis de los resultados presentados hasta junio por los siete bancos cotizados en el Ibex así como del último test de estrés realizado por la Autoridad Bancaria Europea

 
Leer más

Contacta

 

Solicitud de propuesta

 

Enviar RFP

La nueva plataforma digital de KPMG

La nueva plataforma digital de KPMG