Los intangibles de las empresas cotizadas suponen el 80% de su valor

Los intangibles son el 80% del valor de las cotizadas

Las recomendaciones del nuevo Código de Buen Gobierno de la CNMV hacen referencia al papel del consejo de administración en materia de RSC. El informe elaborado por KPMG y Fundación SERES facilita la reflexión interna en las compañías y ayuda en la implementación de dicho Código.

Contenido relacionado

En los últimos cuarenta años se ha producido una transformación radical en la valoración de las grandes compañías cotizadas. A mediados de los años 70, algo más del 80% de su valor de mercado correspondía con los activos físicos y financieros. Esto es, todo aquello que puede sumarse y que se encuentra en los libros. En ese momento, los intangibles sólo suponían el 20% del valor. Sin embargo, a finales de la primera década del año 2000 los activos intangibles habían pasado a significar el 80% del valor de mercado.

“Si lo intangible determina ahora la mayor parte del valor de las compañías, es razonable pensar que los consejos le dedicarán tiempo de sus agendas. Además, la atención a estas cuestiones facilita la comprensión de los riesgos y oportunidades a las que se enfrentan las compañías y permite conocer mejor las expectativas y la potencial influencia de aquellos cuya opinión cuenta en las decisiones de negocio”, señala José Luis Blasco socio responsable de Gobierno, Riesgo y Cumplimiento de KPMG en España.

Cuatro de las recomendaciones del nuevo Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas anunciado en febrero por la Comisión Nacional del Mercado de Valores hacen referencia al papel del consejo de administración en materia de responsabilidad social corporativa (RSC), según detalla el manual “Lo que los consejeros necesitan saber de la responsabilidad social corporativa” elaborado por KPMG y la Fundación SERES. De esta manera, el Código recomienda, por un lado, que las sociedades cotizadas publiquen en sus webs con antelación suficiente a la celebración de la junta general ordinaria el informe sobre su política de RSC y que la supervisión del cumplimiento de las reglas de gobierno corporativo, de los códigos internos de conducta y de esta política de RSC se atribuya a una o se reparta entre varias comisiones del consejo de administración.

 

Estrategia Responsable

Además, entre estas cuatro recomendaciones figura que la política de RSC incluya los principios o compromisos que la empresa asuma voluntariamente en su relación con los distintos grupos de interés y que la sociedad informe, en un documento separado o en el informe de gestión, sobre los asuntos relacionados con la RSC, utilizando alguna de las metodologías aceptadas internacionalmente.

En palabras de Francisco Román, Presidente de la Fundación SERES “Una vez que la alta dirección se ha implicado de manera directa con la RSE como un área más de su ámbito de actuación, llega el momento de trasladar a la sociedad que la competitividad de la empresa y la salud de su entorno son mutuamente dependientes. El tejido empresarial de nuestro país ha de mantener su compromiso en esta línea, sin perder de vista su papel como motor económico”.

El manual recoge además las principales tareas a las que se enfrentan los consejos de administración para dar respuesta a sus responsabilidades en materia de RSC, como son la designación de tareas, definición de responsabilidades y de la política de RSC, asegurar que estos dos aspectos se cumplen, avanzar en las áreas relevantes gracias al cumplimiento de un plan estratégico, consultar a los grupos de interés y rendirles cuentas y supervisar y controlar el desempeño frente a los objetivos establecidos.

Además, este trabajo destaca los cinco errores más comunes en la formulación de un plan estratégico de RSC, entre los que se enumeran: la falta de propósito, la ausencia de objetivos y métricas integradas en el negocio, la falta de convicción real acerca del valor a capturar, la autosuficiencia o creencia que el desempeño está ya por encima de las expectativas y la selección errónea de las competencias que necesita cada función.

La acción social debe estar alineada con los objetivos de la organización ya que ofrece la oportunidad de generar una percepción positiva de la compañía entre públicos clave. En este sentido, según el informe Unlocking the Value of Social Investment de KPMG, las 100 compañías más grandes del mundo dedicaron a la acción social, de media, el equivalente al 2,5% de sus beneficios en 2013 –unos 9.000 millones de euros-.

“Los inversores más avanzados prestan cada vez más atención a las prácticas extra-financieras de las empresas cotizadas y a la calidad de las relaciones que éstas mantienen con sus grupos de interés ya que quieren tener la seguridad de que los órganos de gobierno están siendo diligentes en la administración y gestión de aquellas cuestiones que pueden tener un impacto sobre la salud del negocio en el largo plazo”, continúa Blasco.

 

Sobre el informe “Lo que los consejeros necesitan saber de responsabilidad social corporativa”

Este documento pretende ofrecer una orientación práctica que permita, a consejos y consejeros, traducir a acciones concretas las recomendaciones que pueden encontrarse en el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas. Cabe resaltar que las recientes recomendaciones de gobierno corporativo no sólo deberían ser de interés para los consejeros de las sociedades cotizadas. En realidad, y aunque son sobre todo de interés para sociedades cotizadas, son valiosas para consejeros de compañías de cualquier tamaño ya que ofrecen una aproximación concreta acerca de cómo consejos y consejeros pueden ejercer diligentemente sus funciones en responsabilidad social corporativa.

En octubre de 2014, Fundación SERES y KPMG publicaban un informe titulado “RSE. Manual para Consejeros” con el objetivo de servir de orientación a los consejos de administración de las compañías españolas acerca de sus responsabilidades de orientación, supervisión y control en cuestiones relacionadas con la responsabilidad social corporativa. En concreto, tenía el propósito de convertirse en una guía rápida que ayudara a los consejeros a familiarizarse con las prácticas en responsabilidad social corporativa que crecientemente demanda el mercado y a entender sus responsabilidades en este ámbito como administradores.

Unos meses después, en febrero de 2015, la Comisión Nacional del Mercado de Valores publicaba sus nuevas recomendaciones para el gobierno corporativo de las sociedades cotizadas. Una de las principales novedades del nuevo código se refiere a la atención expresa a lo que los consejos de administración deben hacer en materia de responsabilidad social corporativa.

Para más información:

Comunicación KPMG

Telf. +34 91 456 34 00

prensa@kpmg.es

www.kpmg.es

Responsabilidad Social Corporativa para Consejeros

Este documento pretende orientar a los consejeros acerca de sus deberes en materia de responsabilidad social corporativa.

 
Leer más

Contacta

 

Solicitud de propuesta

 

Enviar RFP

La nueva plataforma digital de KPMG

La nueva plataforma digital de KPMG