Por qué el pensamiento 4G no funcionará en un mundo 5G? | KPMG | CO
close
Share with your friends

¿Por qué el “pensamiento 4G” no funcionará en un “mundo 5G”?

Por qué el pensamiento 4G no funcionará en un mundo 5G?

Nuestra generación y las nacientes vivirán en un mundo globalizado e interconectado en el que la comunicación humana alcanzará un nivel cada vez más profundo de interacción emocional a través de la tecnología.

Socio Manufactura y Servicios

KPMG in Colombia

Contacto

Contenido relacionado

5g

“Why 4G thinking won´t work in a 5G World”

Por: Leonardo Rivera, Socio de Auditoría y Líder de Tecnología, Media y Telecomunicaciones de KPMG Colombia

Algunos hemos tenido la fortuna de ver el proceso de transformación del mundo en los últimos 30 años y por ello, en realidad, no es una desventaja para nosotros no ser “nativos digitales” como nuestros hijos y algunos de ustedes.

Esta generación ha sido artífice de importantes cambios en la vida humana, la sociedad y nuestro entorno más inmediato conforme al avance de la ciencia, la tecnología y naturalmente, las comunicaciones. Esta transformación permanente nos ha hecho entender que la constante es el cambio y nos ha lanzado a ser promotores y en muchos casos, financiadores de la disrupción tecnológica. Nuestra generación y las nacientes vivirán en un mundo globalizado e interconectado en el que la comunicación humana alcanzará un nivel cada vez más profundo de interacción emocional a través de la tecnología.

Según los académicos, la comunicación humana incluye tres niveles: la comunicación de necesidades e información importante; la comunicación de pensamientos e ideas y; el más sofisticado, la comunicación de ideas y emociones. Del mismo modo, tecnológicamente hemos evolucionado desde el mundo 2G que nos permitió transmitir voz y mensajes de texto, hasta la irrupción del internet, cuando conectados vía web y apoyados en redes 3G y 4G, tuvimos la oportunidad de trascender ese primer nivel de comunicación y compartir de forma masiva y global pensamientos, ideas y puntos de vista. No sobra resaltar todo el impulso que esto ha dado a aspectos vitales de nuestra realidad, como la opción por la diversidad y la profundización de la democracia, para citar solo un par de ejemplos. Simultáneamente, desde la perspectiva de la Industria, en cada etapa de la tecnología los operadores han desarrollado mecanismos para monetizar la comunicación en sus diferentes niveles y, como resultado, han agregado valor a su negocio.

Actualmente, existe un debate amplio sobre si la tecnología 5G constituye o no una revolución tecnológica. Resulta claro que nos adentramos cada vez más en tecnologías y aplicaciones que aumentan la riqueza de las comunicaciones e interacciones hacia la posibilidad de compartir emociones, incluso mediante la incorporación de experiencias sensoriales propias de la posición subjetiva de las personas. Una muestra de lo anterior es el refinamiento de algunas innovadoras transmisiones deportivas que buscan atraer más que simples “espectadores” para proporcionar experiencias de inmersión e interacción a los “asistentes”.

La nuestra y las nuevas generaciones, estamos y seguiremos observando el incremento de las interacciones no solo entre las personas sino entre todos los objetos y máquinas conectados en el entorno. Se estima que para el final de 2020, se duplique los 10 billones de “cosas” conectadas hoy a internet. Así, el creciente número de máquinas conectadas efectuando labores que antes eran del dominio humano nos permitirá dedicar esa energía a nuevas actividades.

Según datos del estudio de “OpenSignal” de julio de 2017, la velocidad media del 4G LTE que es ofrecido por las operadoras en España oscila en los 32 Mbps, y en Colombia, la velocidad media se sitúa alrededor de los 16 Mbps. Sin embargo en Japón, según la misma fuente en su estudio de febrero de 2018, este indicador ha llegado hasta los 45 Mbps. Con estas velocidades, los usuarios tenemos la posibilidad de reproducir en “streaming” canciones vía “Spotify”, consumir vídeos en “YouTube” o “Netflix” y estar conectados de manera permanente a través de las redes sociales. Con la velocidad del 5G se romperán las barreras hasta hace muy poco consideradas insuperables, permitiendo conexiones superiores a los 10 Gbps por segundo. En otras palabras, según estimaciones de expertos, las redes móviles serían entre 100 y 1.000 veces más rápidas, lo que implica un aumento de eficiencia energética para los dispositivos móviles y toda una revolución en materia de posibilidades.

En este contexto, los operadores enfrentan el desafío de conectar no solo objetos que se comportan más como extensiones orgánicas de los humanos, sino de conectar hogares, industrias y ciudades que representan también organismos vivientes interconectados e interactuando. Los paradigmas que han sido válidos hasta hoy deberán reformularse para el mundo 5G (incluyendo los planes de negocios), partiendo del entendimiento del flujo de los sentimientos de las personas hacia las otras personas y hacia las máquinas con que interactúan.

En “Why 4G thinking won´t work in a 5G World” de Alex Holt, Global Head of Media & Telecommunications de KPMG y Sean Rivett, Strategy Group Manager de KPMG, se han planteado algunas de las nuevas preguntas que para reguladores, desarrolladores, operadores y clientes, están en el centro de la discusión alrededor del mundo 5G. En esta interesante publicación de KPMG se cuestiona si los pioneros de estas tecnologías podrán recuperar sus inversiones, en qué volúmenes de tráfico sobre los anchos de banda las inversiones serán rentables y cuál será la ventaja competitiva derivada de llegar primero.

Los invito no sólo a su lectura sino a bucear entre las preguntas planteadas. Les aseguro que resultará estimulante. 

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse sin la aprobación previa del Editor. Cualquier reproducción, divulgación o comercialización sin autorización del autor, será sancionada civil y penalmente como lo indica la Ley. La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular. Esta publicación no está disponible para la venta, se distribuye como cortesía de KPMG en Colombia a sus clientes y otros amigos. Los derechos de autor sobre la presente obra son titularidad de KPMG Impuestos y Servicios Legales Ltda., KPMG Advisory Services S.A.S., y se hallan protegidos en los términos señalados por la Ley 23 de 1982.

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar