Falta de controles causa fraude en las empresas | KPMG | CO
close
Share with your friends

Falta de controles internos y debilidad en la cultura ética, principales causas de fraude en las empresas

Falta de controles causa fraude en las empresas

La corrupción y el fraude no son un mal que ataca únicamente al sector público

Socio Líder Advisory

KPMG in Colombia

Contacto

Contenido relacionado

Fraude en las empresas
  • De acuerdo con los resultados del estudio, al igual que las entidades del sector público, las empresasprivadas también son blanco de corrupción.
  • El 80% de los fraudes son realizados por empleados de las organizaciones. Las áreas de operaciones y producción, son las más propensas a esta problemática. 

 

Bogotá, abril de 2018. La corrupción y el fraude no son un mal que ataca únicamente al sector público. El más reciente estudio publicado por KPMG ‘Encuesta sobre Fraude en Colombia’, revela detalles de cómo este problema también se produce y se propaga en compañías del sector privado, además devela el perfil de los perpetradores.

Los hallazgos evidencian características propias de los fraudes en Colombia. Como, el tiempo transcurrido entre el inicio de la conducta y la detección, que fue de entre un mes y seis meses en el 62% de los casos y entre seis y doce meses el 24% de los casos. Asimismo, las compañías indicaron que en el 85% de las situaciones, se logró identificar al perpetrador o perpetradores y en el otro 11%, que no fue posible. A pesar de los esfuerzos que han venido realizando las organizaciones en los últimos años, todavía existe una brecha en los procesos de investigación. 

Al respecto, Diego Ríos, Director de Servicios Forenses de KPMG en Colombia, informó: “Los resultados nos indican que más de la mitad de las organizaciones encuestadas han experimentado algún tipo de evento de fraude durante los últimos años. A su vez, encontramos que control interno fue el medio principal por el que se detectó el evento, con un porcentaje del 60%, seguido por los mecanismos de denuncia, con un 22%. Es así como estas áreas son claves a la hora de prevenir y detectar actividades delictivas”.

En cuanto a los impactos financieros, se identificó que el 45% de las empresas en Colombia logró cuantificar el monto defraudado en un valor de hasta diez mil dólares. Otro 20%, tuvo pérdidas entre los diez mil y 50 mil dólares; mientras que un 23% reportó un detrimento superior a los 50 mil dólares y con un tope de hasta 500 mil dólares.

El top diez de fraudes en Colombia

Las áreas internas de las empresas que son más vulnerables a los delitos son operaciones y producción, ventas y atención al cliente, alta gerencia, tesorería, compras y bodega.

De acuerdo con el estudio, los diez fraudes más comunes en Colombia son: 

 “Las organizaciones pueden verse afectadas por diferentes tipologías de fraude, en mayor o menor medida, dependiendo del sector en el que opera la organización. Las distintas formas que adoptan estas irregularidades tienen características y consecuencias diferentes, por lo que requieren métodos de prevención y detección adaptados a cada caso”, destacó Fabián Echeverría, Socio Líder de Consultoría de KPMG en Colombia.

Perfil del perpetrador

KPMG identificó que el perpetrador es de sexo masculino el 56% de las veces, con edades entre los 25 y 40 años (57%) y un nivel de educación profesional (36%) o técnico/tecnológico (33%). En un 22% de los fraudes se presenta colusión. En el caso de las mujeres, se evidencia que solo en el 11% de los casos actúan individualmente.

Cuando se analiza la naturaleza de quién comete el ilícito, se encuentra que en el 25% de las situaciones es un colaborador interno de la empresa, complicidad entre empleados (18%), supervisor (9%), alianzas entre colaborador y proveedor (7%) y alguien de la alta gerencia (7%). Es decir, el 80% de los eventos de fraude fueron perpetrados por empleados de la organización. Al revisar el promedio de antigüedad de las personas que cometen estos delitos, el 38% llevaba entre tres y cinco años, seguido por quienes llevaban más de 10 años (16%).

Diego Ríos, comentó: “Los motivos que llevaron a que los delitos se llevaran a cabo son diversos: el primero fue la presentación de la oportunidad, otros, la ambición y codicia, problemas económicos, presión por el alcance de los objetivos y resentimiento con la organización. Entre las causas directas se identificó la falta de controles internos, debilidad en la cultura ética, ausencia de políticas claras y bien definidas, o ausencia de un programa de entrenamiento de ética”.

El estudio de KPMG destaca que, entre las consecuencias o perjuicios más relevantes por este tipo de eventualidades, se encuentran daños en la moral personal, deterioro a la imagen de la organización, afectación en las acciones o valor de la compañía, pérdida de contratos y multas económicas. Lo más preocupante es que el 29% de las empresas indicaron no tener conocimiento de los efectos negativos ocasionados; es decir, las organizaciones no suelen ser conscientes de la repercusión real de los eventos de fraude, teniendo en cuenta que las pérdidas económicas son tan solo una parte de los impactos totales.

El 69% de las compañías también indican que la investigación interna es la primera acción que toman una vez se tiene conocimiento del fraude. Después de comprobar la evidencia, inician una acción judicial contra el empleado/tercero o realizan la denuncia ante los organismos reguladores pertinentes. Sin embargo, el 33% expresa que no se generó una condena o sanción, a pesar de haber interpuesto una denuncia.

Asimismo, la mayor parte de los encuestados (47%) expresó no haber identificado ninguna señal de lo que sucedía, mientras que el 23% tuvo como indicio el estilo de vida del perpetrador, el cual estaba por encima de sus posibilidades.  

• © 2018 KPMG S.A.S., KPMG Advisory, Tax & Legal S.A.S., sociedades colombianas y firmas miembro de la red de firmas miembro independientes de KPMG afiliadas a KPMG International Cooperative (“KPMG International”), una entidad suiza. Derechos reservados.

Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse sin la aprobación previa del Editor. Cualquier reproducción, divulgación o comercialización sin autorización del autor, será sancionada civil y penalmente como lo indica la Ley. La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. Nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría profesional después de un estudio detallado de la situación en particular. Esta publicación no está disponible para la venta, se distribuye como cortesía de KPMG en Colombia a sus clientes y otros amigos. Los derechos de autor sobre la presente obra son titularidad de KPMG Impuestos y Servicios Legales Ltda., KPMG Advisory Services S.A.S., y se hallan protegidos en los términos señalados por la Ley 23 de 1982.

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar