Baja confianza ejecutiva en lo digital | KPMG | AR
close
Share with your friends

Baja confianza ejecutiva en lo digital

Baja confianza ejecutiva en lo digital

Según el estudio no hay claridad entre los altos ejecutivos de quién es el responsable cuando hay errores en el análisis de datos. Al 92% le preocupa el impacto que ello puede tener en la reputación de su empresa y una mayoría opina que las funciones tecnológicas deberían asumir buena parte de esa responsabilidad por las decisiones mal tomadas. Se encuestaron a 2.190 ejecutivos senior de nueve países.

Contenido relacionado

Buenos Aires 15 de febrero de 2018 /KPMG. Ante la falta de confianza en el Análisis de Datos (D&A) y en la Inteligencia Artificial (IA), sólo el 35% de los ejecutivos declara confiar en la forma en que la organización utiliza esa información. De hecho, existe gran preocupación en cuanto a los riesgos derivados del uso de D&A e IA: más del 65% de los ejecutivos tiene ciertas reservas o desconfianza en cuanto al uso de D&A, y el 92% se preocupa por cómo los D&A podrían afectar negativamente la reputación de la empresa. Asimismo, el 62% indicó que las funciones tecnológicas son quienes asumen la responsabilidad cuando un equipo o un algoritmo se equivoca, no los directivos ni las áreas funcionales, según lo demuestran los resultados de una reciente encuesta de KPMG International.

El informe de KPMG International “Guardians of Trust” sugiere que la creciente interrelación entre los seres humanos y las máquinas requiere que sean los directivos quienes asuman la mayor responsabilidad, en lugar de las funciones tecnológicas, y que exista un gobierno corporativo proactivo con controles estratégicos y operacionales que ayuden a asegurar y mantener los niveles de confianza. La encuesta también afirma que a medida que las compañías se vuelven más digitales y se rigen cada vez más por el análisis de datos, la administración de las máquinas se vuelve tan importante como la administración del personal.

“Una vez que D&A y la IA se vuelvan omnipresentes, será imperativo, aunque más difícil, poder manejar la confianza”, explicó Thomas Erwin, Líder Global de KPMG Lighthouse - Centro de Excelencia para D&A y Automatización Inteligente. “Con la rápida aceptación de los análisis predictivos, nos deberíamos preparar ahora para poder manejar adecuadamente este Lejano Oeste de algoritmos. El gobierno de las máquinas debe ser parte esencial del gobierno de toda la organización, y el objetivo debe ser equiparar el poder y el riesgo de los D&A con la sabiduría necesaria para utilizarlos bien”, agregó.

El estudio, en el que se encuestaron a 2.190 ejecutivos senior de nueve países, también muestra que los Estados Unidos y el Reino Unido son los que menos confían en sus D&A y IA, con porcentajes de desconfianza del 42% y 43%, respectivamente. Por otra parte, sólo un pequeño porcentaje de ejecutivos no confía en Brasil (15%) e India (8%)


¿Quién es el responsable cuando algo sale mal?

Incluso con los bajos niveles de confianza derivados del riesgo financiero y reputacional que provocan los análisis erróneos o el mal uso de datos, los encuestados no dejaron en claro a quién se debería responsabilizar por las pérdidas financieras o de clientes provocadas por una mala decisión de negocios. Además, del 62% que le asignó la principal responsabilidad a las funciones de IT dentro de las organizaciones, el 25% consideró que la responsabilidad le corresponde al negocio principal, mientras que el 13% se la asignó a las funciones regulatorias y de control. Al analizar más de cerca quiénes entre los altos directivos deberían asumir la responsabilidad cuando los análisis de datos se equivocan, la amplia variedad de respuestas obtenidas sugiere cierta falta de claridad en el tema: sólo el 19% mencionó al CIO, el 13% apuntó al CDO, y sólo el 7% culpó a los altos directivos encargados de tomar las decisiones como el CEO.

“La encuesta sugiere que existe la tendencia a absolver al negocio principal por las decisiones que se toman mediante el uso de máquinas”, dijo Brad Fisher, Líder de Datos & Analíticas y socio de KPMG en Estados Unidos. “Ello es comprensible teniendo en cuenta el legado de la tecnología como servicio de soporte y los llamados “expertos” en todos los aspectos técnicos. No obstante, creemos que muchos de los profesionales de IT no cuentan con el conocimiento, ni la capacidad general necesaria como para garantizar la confianza en los D&A. Creemos que la responsabilidad le corresponde a la alta dirección”, indicó.


¿Cómo debería ser un buen gobierno corporativo?

La incertidumbre de los encuestados respecto de a quién responsabilizar, hace preguntar qué tipo de gobierno corporativo proactivo se debería implementar para garantizar y proteger el uso de los datos analizados. “A medida que las organizaciones comienzan a considerar el comportamiento de las máquinas como algo paralelo al comportamiento de las personas, también deberían considerar nuevos modelos de gobierno corporativo que respalden la confianza que la mano de obra humana-mecánica necesita”, dijo Erwin. “Básicamente, la responsabilidad por las máquinas debe ser asumida por el CEO y los líderes funcionales.”

Sobre la base de las recomendaciones de los encuestados, existen fuertes indicios de que cualquier marco de gobierno corporativo debería incluir estándares y controles más allá de las áreas técnicas, estratégicas, culturales y éticas, que son responsabilidad de los altos directivos.

Según los encuestados, las cinco recomendaciones para generar confianza dentro de una organización son:
 

  1. Desarrollar estándares para crear políticas y procedimientos efectivos para todas las organizaciones. 
  2. Mejorar y adaptar las reglamentaciones para generar confianza en los D&A. 
  3. Aumentar la transparencia de los algoritmos y las metodologías. 
  4. Crear códigos profesionales para datos científicos.
  5. Fortalecer los mecanismos de aseguramiento internos y externos que validen e identifiquen las áreas de debilidad.

“Para generar y garantizar la confianza en el ciclo de vida de las analíticas y la IA es necesario que los enfoques aplicados estén bien distribuidos, organizados, y que sean escalables. Vemos que muchas empresas están experimentando en esta área, lo que generará futuros estándares y nuevos marcos de gobierno corporativo”, concluyó Erwin.-

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar