Ya no alcanzará con vender autos | KPMG | AR

Ya no alcanzará con vender autos

Ya no alcanzará con vender autos

En el futuro el negocio pasará más por la capacidad de conectar a todos los participantes del mercado en un ecosistema digital que por la cantidad de autos vendidos. Esto se desprende de una encuesta sobre las tendencias del sector respondida por casi 1.000 ejecutivos y 2.600 clientes de todo el mundo. Que se puede esperar en la Argentina.

1000

Contenido relacionado

Encuesta Mundial Industria Automotriz

Buenos Aires, 2 de marzo de 2017 /KPMG. Fabricar autos en el futuro ya no generará ganancias. Este es uno de los resultados de la encuesta “Global Automotive Executive Survey 2017” (www.kpmg.com/GAES2017) que KPMG International realizó entre ejecutivos de la industria automotriz mundial en coincidencia de la Feria de Electrónica de Las Vegas realizada durante los primeros días de febrero. ¿Cuál será entonces la nueva fuente de ganancias de las automotrices? ¿Los clientes, sus datos o el ecosistema digital? Actualmente, el 85% de los casi 1.000 ejecutivos de 42 países entrevistados por KPMG está convencido de que sus compañías obtendrán mayores ingresos con un ecosistema digital que con la simple venta de autos.

La encuesta fue realizada a 953 ejecutivos de automotrices, proveedores, concesionarias, proveedores de servicios financieros y de movilidad, y compañías de informática y telecomunicaciones, quienes aportaron sus opiniones sobre las tendencias que la industria enfrenta en la actualidad y hacia el futuro. Luego más de 2.400 clientes fueron encuestados para comparar su opinión con la de los ejecutivos.

El mundo automotriz y el digital no se fusionarán por completo sino que se integrarán en una dimensión superior. Según Dieter Becker, Líder Global de la industria automotriz de KPMG, “los resultados de la encuesta de este año demuestran que la industria automotriz se encuentra entre dos mundos, uno online y otro offline, y que estos dos mundos no se fusionarán en el largo plazo. Lo que necesitamos es una nueva dimensión en la que ambos puedan coexistir entrelazados. Aún no se ha definido quién ocupa cada lugar en la nueva cadena de valor. No obstante, queda claro que es el cliente quien estará en el centro de esta nueva órbita.”

Los resultados de la encuesta del año pasado mostraron que las automotrices planeaban resistir el futuro concentrándose sólo en la era digital y la conectividad, dos aspectos que ocuparon el primer lugar en tendencias clave. Sin embargo, este año, los sistemas de propulsión de vehículos se mantienen entre los principales tópicos en agenda, dado que el 50% de los encuestados los ubicaron entre las principales tendencias, apenas por delante de la digitalización y la conectividad. “Claramente las empresas enfrentan un dilema: tomar las decisiones de inversión correctas, cumplir con las metas de emisión de CO2, y administrar distintos ciclos de desarrollo. Los clásicos motores de combustión interna continuarán vigentes, según la opinión de más del 75% de los ejecutivos encuestados. Sin embargo, en la actualidad no cuentan con aceptación social, al igual que el diésel. Muchos de los ejecutivos consideran que el diésel será la primera tecnología de motor de propulsión en desaparecer de la cartera de fabricación”, agrega Dieter Becker.
Para lograr un cambio radical a sistemas de movilidad eléctrico no será suficiente con ensamblar motores de propulsión con tecnología no contaminante. Los resultados de la encuesta de KPMG demuestran que los ejecutivos respaldan fuertemente a los vehículos eléctricos, pero al mismo tiempo tienen muchas dudas en cuanto a normas, infraestructura, capacidad de uso y abastecimiento de energía. Asimismo, se necesita mayor información sobre el uso de vehículos totalmente eléctricos con batería.

Ecosistema

La cantidad de vehículos vendidos ya no aparece como el factor más importante el sector. “Para la industria esto significa que la simple rentabilidad de los productos ya no tiene más vigencia. El éxito de los fabricantes de autos ya no se medirá por la cantidad de vehículos vendidos, sino por el valor del cliente respecto del ciclo completo, especialmente cuando el ecosistema digital esté listo para salir al mercado”, dice Becker. Y agrega que “es por ello que los fabricantes deberán replantearse la situación. A largo plazo, sólo prevalecerán quienes logren atraer clientes y llevar un registro de sus datos. Porque así es como se alcanza el éxito en la era digital. Tres de cada cuatro ejecutivos consideran que un auto conectado puede generar mayores ingresos a lo largo del ciclo de vida que 10 autos no conectados.”

La única solución posible para el dilema entre el mundo automotriz y el digital es integrar todos los elementos de producción y comercialización en un solo ecosistema de nube virtual. Un sistema que conecte y una a todos los participantes del mercado, los consumidores finales y las compañías de informática y telecomunicaciones, al igual que a los proveedores tradicionales de hardware. En este sentido a los encuestados se les preguntó: ¿Quién guarda los valiosos datos sobre clientes y vehículos generados en un vehículo conectado? ¿A quién le confían sus datos los clientes y qué esperan a cambio? ¿Cómo modificarán la industria automotriz los nuevos participantes del mercado provenientes de Silicon Valley? ¿Podrá perdurar el actual vínculo entre los clientes y los fabricantes de autos tradicionales? ¿Europa realmente perderá terreno? El 65% de los ejecutivos predice que en el 2030 menos del 5% de la producción global se llevará a cabo en Europa Occidental, ¿China continuará triunfando a largo plazo y asumirá el liderazgo en innovación? ¿Es una posibilidad real que India reemplace a China del primer puesto?

Estos cambios productivos y tecnológicos repercuten en la industria en todas partes del mundo. ¿Qué impacto tendrá en la Argentina? Según Eduardo Crespo, Socio a cargo de la Industria de KPMG Argentina, “las automotrices están encarando la renovación parcial de sus plataformas con productos que no sólo se vendan en el mercado local sino que tengan una posibilidad real de venta más allá de nuestro mayor socio comercial del Mercosur que es Brasil. Resulta interesante comprobar como muchas terminales encaran proyectos de fabricación de pick-ups como Nissan, Renault, Mercedes, VW y Ford, con la mira puesta no sólo en abastecer al sector agropecuario local, sino pensando en llevar sus productos hasta el extremo norte del continente. Es de esperar que esta revolución global que está viviendo el mercado automotriz mundial, en donde la ganancia de la actividad va a estar más en el valor agregado de la tecnología ( manejo con indicadores de seguridad automatizados, uso corriente de internet para un manejo más seguro, motores eléctricos más eficientes y vehículos automáticos manejados por internet ) que en el armado y venta del automotor, vaya llegando a la Argentina en forma más espaciada debido, sin dudas, a la necesidad de amortizar las nuevas inversiones en un tiempo razonable. Finalmente, es probable que el auto eléctrico no tenga una entrada masiva en el mercado argentino hasta bien entrada la próxima década. Ello será así, salvo un cambio tecnológico sorpresivo, por los altos costos que aún mantiene en comparación a los vehículos diésel o nafteros.”
 

Para
consultar la encuesta completa hacerlo a través del link www.kpmg.com/GAES2017

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar