Situación de la industria lechera argentina | KPMG | AR

Situación de la industria lechera argentina

Situación de la industria lechera argentina

KPMG realizó un análisis de la situación de la lechería en Argentina que abarca la década 2005-2015 y las perspectivas inmediatas del sector que representa el 2% de las exportaciones anuales.

1000

Contenido relacionado

El informe especial realizado por KPMG y titulado “Industria lechera argentina. De la crisis a una lenta recuperación”, recorre lo sucedido durante la década comprendida entre los años 2005 y 2015 como también analiza las medidas adoptadas por el gobierno tendientes a revitalizar al sector en función de la importancia que tiene dentro del entramado productivo y de consumo nacional, tanto como insumo para la industria de alimentos como producto orientado a la demanda final.

De acuerdo al estudio, el año pasado la producción primaria alcanzó un valor de facturación de $ 33.400 millones (U$S 3.600 millones) tomando en cuenta la producción física que llegó a los 11.200 millones de litros y un precio al productor de $ 2,98 por litro. Esta cifra representa el 11% del valor de producción del sector agrícola y alrededor del 1% del PBI Nacional. La industria láctea en su conjunto, eslabón contiguo a la producción primaria dentro de la misma cadena de valor, generó en 2015 cerca de $ 80.000 millones (U$S 8.500 millones) en valor de producción lo que representa un 5% del valor bruto de producción de la industria manufacturera o el 1,6% del PBI. El sector lechero emplea actualmente alrededor de 70 mil personas (50% en la producción primaria y el resto en la industrial). Y en términos de exportación, en 2015 se vendió por alrededor de U$S 1.100 millones, representando el 2% de las exportaciones nacionales totales. Los datos expuestos dan muestra la importancia que la cadena lechera tiene sobre la matriz de producción nacional, algo que se hace aún más evidente en las economías provinciales que reúnen la mayor parte de esta actividad, tales los casos de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

En términos de la participación en el mercado internacional, el informe señala que Argentina alcanzó el 1,8% de la producción global de leche (alrededor de 11 millones de toneladas), una cifra que viene manteniéndose constante en los últimos diez años. El país es, además, el segundo productor de Latinoamérica después de Brasil que tiene el 5% de la producción global con algo más de 34 millones de toneladas del producto, y el 15to a nivel mundial, luego de los países líderes como EE.UU. (1°), India (2°), China (3°), Brasil (4°) o Nueva Zelanda (8°).

Entre las principales conclusiones del trabajo analítico de KPMG se explica la evidente existencia de un proceso de concentración en el primer eslabón de la cadena y, al mismo tiempo, magros resultados económicos alcanzados a lo largo de los últimos años. No obstante ello, se sostiene que el sector ha iniciado una etapa de recuperación en toda la cadena poniendo como ejemplo que en 2015 se registró una mejora del 2% en la producción primaria y un 4% en la industrial, aunque aún no se llega a los niveles de 2012 que fueron los mejores de los últimos años. Y se señala que si bien el actual gobierno ha implementado medidas para paliar y mejorar la ecuación costo-beneficio de las empresas productoras, los aumentos de precios observados siguen sin cubrir los costos de producción más aun teniendo en cuenta los niveles de inflación que impactan directamente. No obstante, desde diciembre la situación de este sector viene mostrando un lento recupero como consecuencia de varios factores que operan como alicientes. El cambio del gobierno nacional y el impulso de políticas económicas pro mercado fueron las primeras señales que generaron una sensación de cambio que luego sería refrendada con medidas efectivas destinadas a la promoción de la producción lechera.

El estudio indica que para cumplimentar o superar las metas de crecimiento proyectadas serán necesarias cuantiosas inversiones orientadas a mejorar el nivel de eficiencia en el eslabón primario (para reducir costos y mejorar la escala de producción) como así también el de diferenciación de productos y capacidad en el tramo industrial. Estas metas permitirán incrementar la competitividad de los productos de exportación hacia un mercado global que es donde deberá buscarse la potencialidad para crecer en un mercado internacional del que se espera crezca la demanda. La FAO estima que la tasa de crecimiento anual del consumo per cápita de estos productos hacia 2024 se ubicará entre el 1,4% y el 2% promedio en los países en desarrollo; y entre el 0,2% y el 1% en el mundo desarrollado, con importantes incrementos de quesos y leches en polvo. Del mismo modo, se calcula que los países emergentes y en desarrollo serán los que lideren el crecimiento del consumo por lo que serán éstos, entonces, los mercados a tener en cuenta a futuro por parte de la Argentina.

Finalmente, el informe sostiene que el Estado seguirá teniendo un papel fundamental en este proceso ya que a las medidas implementadas que conforman un cambio tendencial para el sector desde los incentivos y mecanismos económicos y financieros diseñados para su desarrollo, deberá sumarse la incidencia estatal para facilitar la apertura de los mercados externos no solo en lo referido al desarrollo de políticas comerciales orientadas a la apertura del sector sino también en lo relacionado a la inversión en infraestructura portuaria, vial y ferroviaria que facilite el transporte multimodal e incremente la competitividad reduciendo costos, como así también para la generación de programas de apoyo a los productores, como capacitación, con el objetivo de lograr una cadena de producción láctea con un importante componente exportador.

© 2017 KPMG, an Argentina Civil Partnership and a member firm of the KPMG network of independent member firms affiliated with KPMG International Cooperative (“KPMG International”), a Swiss entity. All rights reserved.

La información aquí contenida es de naturaleza general y no tiene el propósito de abordar las circunstancias de ningún individuo o entidad en particular. Aunque procuramos proveer información correcta y oportuna, no puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. No se deben tomar medidas en base a dicha información sin el debido asesoramiento profesional después de un estudio detallado de la situación en particular.

Contáctenos

 

Solicitud de propuesta de servicios

 

Enviar